La estación de autobuses de Toledo se encuentra en la avenida Castilla-La Mancha, muy cerca del río Tajo, y a 500 metros de la estación de ferrocarril, en una zona de singulares vistas del monumental Toledo.

Desde su entrada se puede ver, entre otros, el río, Las Vegas, el Palacio Galiana, la estación de ferrocarril, el Castillo de San Servando, la Academia de Infantería, el Puente de Alcántara y el Alcázar.